'Los últimos serán los primeros': La historia de Sudhir

Chikli, India

Sudhir recién había terminado su carrera en la universidad comunitaria en Chandikapur, India, y estaba pensando cómo ganarse la vida. Como hijo mayor, sentía la responsabilidad de proveer para su familia. Pero Sudhir tenía un problema. Él nació con una discapacidad: sus brazos eran más cortos que el promedio y estaban encorvados hacia adentro. Esto hizo las cosas más difíciles para él cuando comenzó a buscar un empleo. Debido a sus brazos, las personas siempre menospreciaban sus capacidades, lo consideraban una carga y lo rechazaban en los empleos. 

Los amigos de Sudhir conocían de su habilidad y vinieron al rescate. Le hablaron sobre la posibilidad de servir con un oficial de la aldea para limpiar las canaletas de la aldea, las cuales estaban llenas de tierra y aguas residuales. Algunas veces hasta el agua que rebalsaba de las letrinas y los inodoros llegaban hasta ellas. A pesar de esto, Sudhir aceptó el trabajo para mantener a su familia. 

Un día, su tía Vandana lo convenció de que se mudara a Chikhli, en donde podía hacer arreglos para conseguirle un mejor trabajo. Ella le presentó a Sudhir al equipo de gerencia en la escuela donde ella trabajaba y allí lo contrataron como asistente del bus escolar. 

Vandana y su familia asistían a la iglesia de forma regular, y cuando Sudhir se mudó a Chikhli él también iba con ellos.

Un día el pastor le preguntó a Sudhir si quería salir a dar una vuelta con él. Él le habló a Sudhir sobre la verdadera discapacidad en la vida de los seres humanos: el pecado. El pastor también le presentó un remedio para este "pecado que discapacita", y Sudhir se dio cuenta que eso era lo que necesitaba. El pastor lo dirigió para que hiciera una oración de arrepentimiento, y Sudhir aceptó a Jesucristo como su salvador personal. 

La familia de Sudhir se regocijó por estas noticias y junto con el pastor, ellos lo discipulaban a diario. Sudhir continuó creciendo en la fe y eventualmente fue bautizado.

Unos meses después, la iglesia comenzó un curso de Biblia para jóvenes. Sudhir se matriculó y se puso al día muy rápido.

Más adelante, él fue enviado a otra ciudad para ser el pastor asistente, y Sudhir probó ser un "Timoteo" en la iglesia. Cuando el pastor titular se mudó a otra ciudad, a Sudhir lo pusieron al frente de la congregación. Él trabajó duro bajo la guianza del Espíritu Santo y su superintendente, y su iglesia siguió creciendo. 

Hoy en día, Sudhir está a cargo de alrededor de 25 iglesias en casa a lo largo de su ciudad. Él ha formado a un grupo de evangelistas a su alrededor, y el Señor está bendiciendo sus esfuerzos constantemente. 

--Church of the Nazarene Eurasia

Posted in: