Pareja joven escapa persecución, encuentra su casa en Croacia

Croatia

Aunque Mahdi* era joven, experimentar persecución debido a su fe no era nada nuevo para él. Amira* y él acababan de casarse. Aunque eran de diferentes países en el Medio Oriente, compartían una fe común en Cristo. Mahdi y Amira vivían y ministraban en Siria (el país de donde era oriunda Amira) en un área que era originalmente relativamente segura.

En 2015, hicieron un viaje al país de Mahdi para visitar familia. En el camino a casa, su autobús lleno de pasajeros fue detenido y abordado por hombres armados. Esto no era un inspección militar de rutina, sino un secuestro. El conductor y los pasajeros fueron obligados a conducir durante varias horas en carreteras secundarias a un destino predeterminado. A medida que bajaban, los hombres y las mujeres fueron separados.

Aunque fueron tratadas brutalmente y encerradas en una pequeña habitación, las mujeres no fueron abusadas. Sin embargo pudieron oír los gritos de los hombres en la habitación del lado durante toda la noche. En las primeras horas de la mañana siguiente, los captores se cansaron y las palizas se detuvieron. Amira no tenía ni idea de si Mahdi estaba vivo o muerto, pero oró sin cesar para que Dios los liberara de alguna manera.

Poco después del amanecer, la puerta de la habitación de las mujeres se abrió y uno de sus captores llamó su nombre. Con una mano temblorosa, reconoció su nombre, orando en silencio por fuerza y ​​libertad. Manos ásperas la arrastraron por la puerta y le arrojaron a unos pies andrajosos. Cuando levantó la cabeza, vio a su marido. Mahdi agarró el brazo de Amira, y empezaron a correr hacia la libertad.

Casi no pudo registrar lo que estaba sucediendo mientras su marido la hacía avanzar dolorosamente. Aunque Mahdi había sido golpeado durante toda la noche, Amira estaba agradecida de que estuviera vivo. Fríos, hambrientos y heridos, caminaron durante horas. Se negaron a detenerse, asustados de que en cualquier momento sus captores vendrían por ellos. A medida que el día avanzaba y la distancia crecía, sentían una floreciente sensación de seguridad. Eventualmente, se detuvieron en un pueblo donde pidieron ayuda.

Muchos meses después, Amira contó su historia mientras se reunía con un grupo de diversas nacionalidades, todos bebiendo té en una casa en Croacia, donde ella y Mahdi aterrizaron después de huir de Siria. Amira suspiró y sus hombros cayeron.

"No tenemos ni idea de lo que pasó con el resto de los pasajeros en el autobús, ni tampoco sabemos por qué nos dejaron ir", dijo.

El secuestro fue el evento que catapultó a la pareja a escapar de Siria en el otoño de 2015. A diferencia de muchos otros refugiados que también estaban comenzando su trayecto a Europa Occidental para huir de la violencia y la persecución, Mahdi y Amira decidieron hacer de Croacia su destino.

Cuando llegaron, se unieron a una comunidad de refugiados alojados en instalaciones temporales y asistieron a clases gratuitas de inglés en su residencia. Después de darse cuenta de que sus profesores de inglés eran cristianos, la pareja deseó participar en reuniones de adoración con ellos. Un poco tiempo después, comenzaron a encontrar muchos otros dentro de la comunidad de refugiados que estaban hambrientos por saber más acerca de Cristo.

Oportunidades para hablar del Señor de repente estaban a todo su alrededor. A través de su profesor de inglés, Amira y Mahdi se conectaron con una iglesia local en su nueva ciudad. Su historia tomó otro giro emocionante un domingo por la mañana cuando Amira notó el logotipo Nazareno que se mostró en un video. Conocía a un pastor nazareno en casa, y también a la denominación. Ni ella ni Mahdi se habían dado cuenta hasta ese momento que el profesor de inglés, el pastor y la congregación formaban parte de la Iglesia del Nazareno.

Poco después, la pareja recibió la noticia de que sus visas de residencia de tres años habían sido aprobadas por el gobierno croata. Eso significaba que podían llamar a este país, esta congregación, y esta comunidad su casa. Mahdi y Amira se acercaron a los líderes de la iglesia que habían sido parte de su largo viaje para preguntar si podían ofrecerse oficialmente para ayudar a otros refugiados de la manera en que ellos habían sido ayudados. Mahdi también indicó un deseo de cumplir su llamado como pastor a través de la Iglesia del Nazareno.

Hoy, Mahdi y Amira están aprendiendo el idioma y la cultura de su nuevo país anfitrión, y Mahdi está en camino a la ordenación. Han encontrado una comunidad a través de la iglesia en Croacia.

* Los nombres han sido cambiados para protección y seguridad.

--Republicado con permiso de la edición de verano de 2017 de NCM Magazine

 

Posted in: