La Región Sudamérica siempre ha tenido y continuará teniendo como propósito central la transformación de vidas. Este propósito central lo llamamos Punto de Gracia. El Punto de Gracia es el lugar donde Dios y la humanidad se cruzan para formar una cruz que se extiende para alcanzar a un mundo desesperanzado: Puntos de Gracia que transforman vidas, Puntos de Gracia que plantan iglesias, que a su vez se convierten en Puntos de Gracia y Puntos de Gracia que preparan trabajadores para el ministerio.

Creemos que cada Iglesia del Nazareno local es un Punto de Gracia; un lugar donde un no creyente puede venir y experimentar de manera real y poderosa el regalo gratuito de la gracia de Dios. Piensa en la iglesia local como si fuera un “portal de gracia” y en la congregación local como si fueran “embajadores de gracia.”

También creemos que cada persona creada por Dios tiene un Punto de Gracia. Es un lugar localizado en cada corazón que hasta que no tiene un encuentro con Dios permanece vacío. Es el lugar donde Dios quiere compartir con nosotros su regalo gratuito de gracia.

La lista de misioneros en la parte inferior es parte de un equipo determinado que incluye laicos, pastores, superintendentes de distrito y líderes unidos para alcanzar a los perdidos, para compartir la gracia de Dios y por medio del Espíritu Santo, para transformar vidas.

Por favor únase a nosotros en oración por estos “embajadores de gracia” de la Región Sudamérica.

 

Nuestros misioneros sirviendo en Sudamérica

 

Carney, Barry and Charlie Fischer, Jon and Shirley
Gonzlez, David and Tabita Guerrero, Napolen and Elena
Julca, Jorge and Irma Lima, Manuel and Lidia
Meza, Luis and Clara Mulieri, Alfredo and Rute
Nunes, Lucas and Juliana Picavea, Germn and Patti
Polonio, Alessandro and Cristiane Radziszewski, Carlos and Robin
Radziszewski, Liliana Rich, Dwight and Carolyn
Rimarachin, Segundo and Lourdes Rojas, Wilmar and Jessica
Tibbs, Brian and Jill Zani, Juan Jos and Mercedes