Iglesia en Maryland extiende esperanza y restauración a personas adictas a los opioides

Mount Airy, Maryland

Después de que una persona sufrió una sobredosis en el estacionamiento de New Beginning Nazarene Church en Frederick, Maryland, los líderes de la iglesia decidieron que era necesario hacer algo al respecto. No fue la primera vez que sucedió un incidente como este, pero la iglesia está está haciendo todo lo posible para que sea la última.

La congregación organizó una capacitación que abordó el tema de respuesta a la sobredosis dirigida por Frederick County Behavioral Health Services (Servicios de Salud del Comportamiento del Condado de Frederick) y la Fundación Listen Love Pray (Escuchamos, amamos y oramos, LLP, por sus siglas en inglés) para enseñarles a las personas sobre la crisis de los opioides y capacitarlos para salvar las vidas de las víctimas que sufren sobredosis.

"La crisis de los opioides puede [sentirse como algo] distante, incluso para los miembros de la iglesia", dijo el pastor Brian Remsch, líder de New Beginnings, a The Frederick News-Post. "La iglesia debe ser un lugar donde recibamos a las personas y las cuidemos en el lugar donde se encuentren".

La Fundación LLP y el liderazgo de la iglesia inicialmente planearon la capacitación solo para unos pocos congregantes y miembros de la comunidad. Cuando comenzaron a prepararse para el evento, ambas entidades acordaron que, dado que se trata de un problema de toda la comunidad, deberían tratar de animar todos a llegar, aprender y participar.

"Invitamos a las casas de recuperación del área y otras organizaciones que ayudan a las personas que enfrentan la adicción, especialmente la adicción a los opioides", dijo Remsch. "Desarrollamos una campaña de medios sociales para difundir información sobre la comunidad también".

En la noche del evento, casi 40 personas asistieron a la capacitación.

"Hubo pastores del área, profesionales de la salud, congregantes de New Beginning, personas de LLP e incluso personas de la comunidad que se enteraron del evento", dijo Remsch.

La capacitación duró aproximadamente una hora, y el departamento de salud del condado ofreció a los participantes dos dosis de emergencia de naloxona, un medicamento que salva vidas y bloquea los receptores de opioides y revierte los efectos de una sobredosis.

"La naloxona no solucionará la crisis de los opioides", dijo Jay Hessler, coordinador local de la división de adicciones del Departamento de Salud del Condado de Frederick. "[Pero] sí mantiene a las personas con vida mientras avanzan en ese proceso".

Si bien hubo menos casos de sobredosis no fatales en el Condado de Frederick el año pasado en comparación a años anteriores, hubo 52 sobredosis fatales en 2018, un ligero aumento de las 51 sobredosis fatales de 2017.

Para la directora ejecutiva de la Fundación LLP, Lucinda Nelson, esas estadísticas son personales. Su hijo previamente tenía un trastorno de abuso de sustancias.

"La adicción es una enfermedad familiar, y todos tenemos un papel que desempeñar", dijo Nelson. “Existe ayuda, y hay esperanza. Hay comunidad y hay apoyo”.

Remsch dijo que el evento fue un éxito, y la iglesia planea continuar su asociación con estas organizaciones para continuar luchando contra la epidemia.

Posted in: